ProyectosCeppia S.A.S
  • alt text
  • alt text

Asesoramiento a la Cancillería en temas con migración y cambio climático

Ceppia S.A.S, acompañó recientemente a la Dirección de Asuntos Migratorios, Consulares y Servicio al Ciudadano de la Cancillería en aspectos relacionados con cambio climático, migración y gestión del riesgo de desastres ya que durante los últimos tiempos la comunidad internacional ha sido testigo de la presencia del cambio climático y con él del aumento de desastres naturales alrededor del mundo, por ejemplo Carlos Rosabal del Centro Argentino de Estudios Internacionales (CAEI) afirma que "en las dos últimas décadas el número de catástrofes naturales registradas se ha duplicado, pasando de 200 a 400 por año aproximadamente." (Rosabal, pág. 2). Estos desastres traen consigo consecuencias negativas para las poblaciones humanas ya que conllevan a un gran número de personas a abandonar sus lugares de origen en busca de mejores condiciones, tratando de proteger el elemental derecho a la vida. Desde 1990 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) advirtió que la migración humana podría ser una de las consecuencias más graves del cambio climático.

Con respecto al cambio climático se puede afirmar que uno de sus impactos más importantes es la mayor frecuencia y severidad de ciertos fenómenos, así como los cambios en su marco temporal y ubicación. Los fenómenos pueden combinarse con la vulnerabilidad humana para producir desastres como inundaciones y sequías. En otras palabras, en los desastres "naturales" hay un elemento humano esencial. Podemos denominarlos desastres relacionados con el clima, puesto que el cambio climático puede influir en su frecuencia, severidad, oportunidad y ubicación. (Kolmannskog, V. y Trebbi 2010).

Según la OIM, el cambio climático es una realidad cada vez más patente y aunque es un fenómeno muy estudiado, sus consecuencias en la migración aún no ha sido muy reconocidas ni estudiadas. Al respecto "se cree que el cambio climático acentúa la intensidad y frecuencia de catástrofes naturales, y acelera la degradación del medio ambiente, lo que puede inducir a la población a migrar, al ver sus vidas y medios de sustento amenazados." (OIM 2012, pág. 19)

A pesar de que los efectos del cambio climático sobre las dinámicas migratorias varían dependiendo del contexto local, el Centro de Estudios Amazónicos (CEAM) ha establecido cuatro maneras principales en las que el cambio climático afecta la migración:

  • La intensificación de los desastres naturales, como por ejemplo los huracanes y ciclones que causan la destrucción de viviendas y de modos de subsistencia, obligando a la población a realojarse, ya sea durante temporadas cortas o largas.
  • El incremento de la temperatura y los periodos de sequía que afectan la producción agrícola, reduciendo la capacidad de subsistencia de la población y el acceso a agua potable.
  • El aumento del nivel del mar que convierte las zonas costeras en lugares no habitables.
  • La competencia por los recursos naturales, que podría generar conflictos y precipitar el desplazamiento de población.

La anterior situación ha generado un debate en el campo de las Relaciones Internacionales así como del Derecho Internacional Público y se ha evidenciado un vacío teórico en cuanto a los términos y enfoques necesarios para tratar la problemática de la migración por razones ambientales. Es evidente que no existe una reglamentación jurídica en el amito internacional que someta a los Estados a prever, mitigar y solucionar las consecuencias de las migraciones por motivos ambientales. En ese sentido se hace urgente "lograr una conceptualización clara sobre el migrante medioambiental, pasa así poder determinar cuáles son los estándares básicos internacionales que deben proteger a un individuo en estas circunstancias." (Rosabal, pág. 2).

Fecha
Enero - Junio 2014

Cliente
Ministerio de Relaciones Exteriores, Cancillería